Enfermedades orales: un reto mundial de salud pública

The Lancet Publicado:20 de julio de 2019DOI:https://doi.org/10.1016/S0140-6736(19)31146-8

 Las enfermedades orales se encuentran entre las enfermedades más prevalentes a nivel mundial y tienen graves cargas sanitarias y económicas, lo que reduce considerablemente la calidad de vida de los afectados. Las enfermedades orales más prevalentes y consecuentes a nivel mundial son la caries dental (caries), la enfermedad periodontal, la pérdida de dientes y los cánceres de los labios y la cavidad bucal. En este primero de dos artículos en una serie sobre salud oral, describimos el alcance de la epidemia mundial de enfermedad oral, sus orígenes en términos de determinantes sociales y comerciales, y sus costos en términos de bienestar de la población e impacto social. Si bien las enfermedades orales se pueden prevenir en gran medida, persisten con una alta prevalencia, lo que refleja desigualdades sociales y económicas generalizadas y una financiación inadecuada para la prevención y el tratamiento, especialmente en los países de ingresos bajos y medios (LMIC). Al igual que con la mayoría de las enfermedades no transmisibles (ENT), las afecciones orales son crónicas y tienen un fuerte patrón social. Los niños que viven en la pobreza, los grupos socialmente marginados y las personas mayores son las más afectadas por las enfermedades orales y tienen un acceso limitado a la atención dental. En muchos LMIC, las enfermedades orales permanecen en gran medida sin tratamiento debido a que los costos del tratamiento exceden los recursos disponibles. Las consecuencias personales de las enfermedades orales crónicas no tratadas son a menudo graves y pueden incluir dolor constante, sepsis, reducción de la calidad de vida, pérdida de días escolares, interrupción de la vida familiar y disminución de la productividad laboral. Los costos de tratar las enfermedades orales imponen grandes cargas económicas a las familias y los sistemas de atención médica. Las enfermedades orales son, sin duda, un problema de salud pública global, con especial preocupación por su creciente prevalencia en muchos LMIC vinculados a cambios sociales, económicos y comerciales más amplios. Al describir el alcance y las consecuencias de las enfermedades orales, sus determinantes sociales y comerciales, y su continuo descuido en la política de salud global, nuestro objetivo es destacar la necesidad urgente de abordar las enfermedades orales entre otras enfermedades no transmisibles como una prioridad de salud global.

Compartir esta publicacion: